16 de febrero de 2011

Reflexiones desde la Tumba: Rol en internet

ROL EN INTERNET: No todo es Rol de mesa

     La Real Academia Española, en su diccionario online, define Juego de Rol como “Aquel en que los participantes actúan como personajes de una aventura de carácter misterioso o fantástico”. Parece que los miembros de la Academia no deben ser muy roleros. Quizá el sillón E minúscula (creo que actualmente vacío), tratándose de hallar definiciones en este campo, deberían habérselo cedido en su momento (aunque solamente hubiese sido por un par de semanas) a alguno de nuestros verdaderos literatos en lo que a Rol en España se refiere: Ricard Ibáñez, Jordi Zamarreño, Francesc Matas, Jaime Molina, José Antonio Tellaetxe, Carlos Monzón, Igor Arriola u otros tantos que me dejo en el tintero y a los que tanto debemos en la actualidad por haber sido pioneros, emprendedores y haber apostado por un género arriesgado como es el de los juegos de Rol. Probablemente, de haber ocupado alguno de ellos el sillón E minúscula de la Academia, su diccionario no definiría Juego de Rol tal como lo hace.
     Lo cierto es que con el importantísimo lazo existente entre el Rol, la literatura y el sanísimo y recomendable hábito de la lectura, la Academia hubiese podido ser más cariñosa y exacta en su definición.
     Si tú, respetado lector, ya eres aficionado y sabes de qué va ésto, no vas a necesitar una definición de Juego de Rol. Si por el contrario, has caído por aquí de casualidad y sabes poco o nada sobre el tema, no te preocupes; podrás vivir sin tener delante de las narices una definición de lo que es el Rol. El movimiento, se demuestra andando. Y un día de estos plasmaré por aquí lo que yo creo que es un Juego de Rol.


Ésta es la cruda realidad ......


.... y ésto lo que ellos creen que está ocurriendo ....
 
     Mientras, voy a abordar una cuestión que se aleja del modelo clásico del Juego de Rol. Y por modelo clásico me refiero a la imagen que todos tenemos de un grupo de personas reunidas alrededor de una mesa, dados en mano, hoja de personaje al frente y montones de productos de dudosa calidad nutricional para refrescar el gaznate y mantener la panza contenta. El Rol de mesa, el que nació con el diseño de Gary Gygax, no es el único que puede ser catalogado como tal. Sin ir más lejos, existen variantes menos extendidas, como el Rol por correo (no por e mail, que también, sino el de correo clásico, con papel, sobres y sello). Pero hoy quiero dedicarme, concretamente, al Rol en internet.
     Existen multitud de foros y blogs dedicados al Rol (si me estás leyendo, respetado lector, éste es uno de ellos). Y también existe la posibilidad de jugar a Rol en Internet. Justamente a esa faceta del Rol me voy a referir. Y para hacerlo, tomaré como premisa un sistema denominado Rol por Web que se estila en una comunidad en la que participo desde hace un tiempo y que, en mi modesta opinión, destaca por encima de la media en cuanto a oferta y forma de plantear las partidas de Rol online. Me refiero a Comunidad Umbría.    
     En alguna ocasión he leído que el Rol por Web, u online, era un sucedáneo del verdadero y clásico. Tal opinión, lógicamente, hizo correr ríos de…píxels… entre aquellos que dedican su tiempo de ocio a ambas modalidades y, por tanto, son conocedores de las dos caras de la moneda.

     Creo que es, en mi modesta opinión, como pretender comparar el partidito de fútbol de los domingos con los amiguetes y jugar al FIFA en la Playstation. Son cosas diferentes. Cada una tiene sus propios rasgos, sus cosas buenas y sus cosas malas, pero afirmar sin tapujos que el Rol online es un sucedáneo, un hermano pobre o una versión de entretenimiento surgida de la resignación de quien no puede jugar a Rol de mesa me parece un poco injusto.
     El Rol por Web es una alternativa, un elemento más que entra dentro de la oferta lúdica y que rescata la esencia del Rol clásico para adaptarse a los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías. No es un sustituto o un mal menor como en alguna ocasión he leído. Y como todo en esta vida, tiene aspectos positivos y aspectos negativos.

Lo malo del Rol por Web:

- No existe interacción real (física) entre máster y jugador. No percibes la expresión de quienes te rodean y todo es muy aséptico y más formal.
- La interpretación del personaje no es espontánea. Uno tiene tiempo (a veces días o semanas) para elaborar un texto en el que describe lo que piensa, lo que hace o lo que dice su personaje. Todo muy literario. Y eso le resta chispa e improvisación.
- Ligado con lo anterior, los turnos son eternos en comparación con el Rol de mesa. Una escena dura semanas de tiempo real, y sin embargo quizá sean solamente 10 o 20 minutos de acción ficticia de partida.
- Puesto que se fundamenta en la descripción escrita, te das cuenta de lo mal que puede llegar a escribir la gente. Y no me refiero a que se te cuele un acento o una H, ni siquiera a errores de cambio de orden en una palabar. Me refiero a esa moda deleznable y tributaria de ser extinguida de practicar lo que se ha dado por llamar “escritura sms”.
- Muchas partidas de Rol por Web están inacabadas. Los jugadores van desertando, se cansan de que la trama se prolongue en exceso, no todo el mundo es igual de participativo y al final, el máster lo deja correr y se dedica a otra cosa.
- Cualquier otra cosa que no he mencionado (debe ser la edad, que me genera lagunas en la memoria) pero que tú, respetado lector, ahora mismo tienes en la cabeza y probablemente tengas razón.

Lo bueno del Rol por Web:

- El hecho de que sea online te permite interactuar con personas muy dispares. En el Rol convencional es complicado que un jugador de Madrid quede con uno de Barcelona, otro de Cuenca, otro de Bilbao y que el máster esté en Lugo.
- El ritmo pausado de las partidas te permite meditar y ofrecer descripciones cuidadosas, y esta modalidad aporta además la posibilidad de explotar una vena más literaria relatando aquello que pasa por tu imaginación.
- Aporta inmediatez. No es necesario buscar en el calendario un día para quedar con el resto del grupo de juego intentando cuadrar agendas. La partida la tienes a un click de distancia.
- Permite abrir la ventana a un mundo más extenso. Sales de la monotonía y de los hábitos de tu grupo de juego y participas de la particular visión de otros roleros. Y ese hecho diferencial siempre aporta riqueza y diversión.
- Suele ser un ambiente vivo y dinámico en el que no solo puedes hablar de Rol. Muchas inquietudes relacionadas u otras aficiones similares pueden tener cabida. Literatura, cine, juegos de mesa, etc.
- Cualquier otra cosa que no he mencionado (deben ser los golpes de maza en el cráneo, que me generan episodios de amnesia) pero que tú, respetado lector, ahora mismo tienes en la cabeza y probablemente tengas razón.

     La conclusión es que el Rol por Web no es mejor ni peor que el Rol convencional. Es diferente. Una opción más en el abanico de actividades a las que dedicar el tiempo de ocio. Mi consejo: vale la pena probarlo. Si eres un rolero veterano, una nueva visión siempre puede ser estimulante. Si eres nuevo, puede ser una excelente aproximación que permita decidir si dar o no el paso al Rol clásico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada