29 de enero de 2014

La Celda de Berengario: Cthulhu Oscuro

CTHULHU OSCURO: Un sistema de reglas ligero


   Cthulhu Oscuro es una propuesta de Graham Wamsley que ha llegado a estar disponible gratuitamente gracias a la editorial Conbarba. Tal como se menciona, se trata de un "sistema de reglas ligero" dirigido a la ambientación lovecraftiana, concretamente La Llamada de Cthulhu. Y por los Primigenios doy fe, que ligero, lo es. El conjunto ocupa página y media (la otra media es la portada) y parte de una premisa sencillísima de tiradas de dados de seis caras.
   El pdf en si mismo va al grano. Así que cualquier jugador con aspiraciones a usarlo, debe tener clara la ambientación y el fundamento de los Mitos de Cthulhu, porque este apartado está absolutamente ausente y ni siquiera da pinceladas superficiales sobre el mismo. Es decir, como vulgarmente se dice, "aquí se viene meado y llorado" y con la lección aprendida. Así, Cthulhu Oscuro no es apto para novatos, no por la dificultad del sistema, que no la tiene; sino porque para alguien neófito en los juegos de Rol o que ignore de la particular ambientación lovecraftiana, todo esto no será más que un panfleto encriptado incomprensible.

   La mecánica del sistema se basa en crear un arquetipo de personaje, es decir, definir su profesión y trasfondo más significativo; y a partir de ahí, mediante la tirada de 1 a 3 d6, resolver las acciones. El valor obtenido determina el grado de éxito, y el número de dados varía según esos rasgos arquetípicos definidos. Mecanismo de un chupete de extraordinaria simplicidad.
    El sistema da gran peso específico a la cuestión de la Locura, un aspecto omnipresente en la obra lovecraftiana y en el juego de Rol de La Llamada de Cthulhu. Pero al margen de ese particular guiño, el resto de mecánicas podrían aplicarse a cualquier otra ambientación, puesto que facilita la investigación, la colaboración y el enfrentamiento de una forma simple.
   ¿Qué es lo malo? Pues que es un sistema tan extraordinariamente sencillo que roza lo simple. Es decir, no se pude forzar y está claramente dirigido a un estilo de juego eminentemente narrativo. Para los roleros acostumbrados a mecánicas complejas y completistas, Cthulhu Oscuro se quedará en poco más que una somera introducción a nada. Pero es evidente que ni este sistema ni su autor pretenden elaborar una mecánica completa que resuelva con reglas toda situación.
   ¿Y lo bueno? Pues que por su sencillez y su propuesta narrativa, le va como anillo al dedo a ambientaciones de terror e investigación si por parte de máster y jugadores existe la predisposición a jugar y disfrutar del relato, más que de las tiradas de dados. 
   Cthulhu Oscuro es lo más parecido a un sistema "de viaje", de esos que llevas en formato tríptico y que puedes usar en cualquier parte. Con unos pocos dados de 6 caras, una hoja de papel para apuntar algunos rasgos y el arquetipo del PJ, es suficiente. Lo demás queda a imaginación de máster y jugadores, a la improvisación y a la buena voluntad de jugar por jugar.

   Es evidente, en mi opinión, que aventurarse con alguna campaña mítica como Las Máscaras de Nyarlathotep u Horror en el Orient Express usando el sistema de Cthulhu Oscuro sería un poco atrevido. Pero en todo caso, todo depende de la filosofía e intenciones de juego. No por ser ligero y abordado desde la sencillez un sistema de juego tiene que ser malo o inaplicable. 
   Este sistema es apto para aplicar en partidas improvisadas, de las que ponderan el componente conversacional, incluso podría mecanizar y añadir colorido a las partidas de estilo psicodrama, como las que se proponen en De Profundis Cartas desde el Abismo.
   Cthulhu Oscuro, igual que ocurre con Lady Blackbird o Ghost Echo, se fundamenta en una mecánica sencillísima, prácticamente una semilla de sistema, con la diferencia de que en los juegos mencionados se plantean los trazos de la ambientación y del argumento de la partida (y luego es tarea del máster rellenar los huecos), y Cthulhu Oscuro deja a un lado todo aspecto de ambientación y trama y se limita a definir un sistema de juego.
   La conclusión: por sencillez, acceso gratuito y por originalidad, Cthulhu Oscuro merece una ojeada y quizá, entre rolemos experimentados, pueda hallar lugar en mesa para ofrecer una versión innovadora, sencilla y accesible, y extraordinariamente narrativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada